Busqueda Avanzada
Agenda

Reseñas Prensa
  • En estos momentos no hay eventos disponibles
  • Lamentamos las molestias
  • El equipo de disbook.com

Buscador de librerías

Para buscar su librería más cercana, introduzca su código postal o su población

Agenda

Presentación " Debacle de Occidente, La"

Fecha : 20/05/2024 0:00:00    Hora : 19:30    Tipo : General

Creado por : Olier, Eduardo    Lugar : Espacio Ardemans, Callle Ardemans, 66, Madrid

Descripcion

Occidente resulta hoy un término confuso, quizás porque el mundo actual ha olvidado profundizar en los conceptos y suele utilizar las palabras desconociendo lo que encierran en su interior. Sin embargo, Occidente, o mejor, la cultura occidental, encuentra su fundamento en la expansión europea por el mundo cuando, desde el siglo XV, Europa fue asentando la cultura cristiana que portaba por los cinco continentes; quedando sólidamente radicada en América y en ciertos lugares de Asia, África y Oceanía, de manera que el concepto de Occidente resulta inseparable de su sustrato cristiano. Un hecho que, al desdibujarse en la pérdida de valores actuales, se ha convertido en el primer motor de un proceso de decadencia de incierto final. Una evolución que marcha a enorme velocidad desde el comienzo de este siglo cuando Estados Unidos quedó como la única potencia de carácter global, toda vez que la Unión Soviética, por su propia idiosincrasia, se destruyó a sí misma después de haber sometido a otros a enormes dolencias. El siglo XX fue el preludio del dominio americano en el mundo. Un poder económico, político y militar, que se fue asentando progresivamente en muchos lugares —particularmente en Europa— con formas culturales nuevas y ajenas al cristianismo. Se trata de la supremacía hegemónica en forma de Nuevo Orden Mundial que se extiende por Occidente gracias al poder financiero y tecnológico de carácter global. No obstante, China aguardaba su hora. Sin ruido y sin pausa, China ha surgido en pocos años como el oponente que nadie esperaba, al que se han sumado multitud de países no alineados, quizá objeto del desprecio por parte de la preeminencia estadounidense durante demasiado tiempo, y toda vez que Europa había perdido su autonomía, siendo igualmente dependiente del gigante americano. En este escenario, sin valores sustantivos que defender, ajenos a la cultura judeocristiana que la sostenía, el camino de la decadencia de Occidente es fácilmente perceptible, mostrando signos evidentes de la debacle de la que Eduardo Olier muestra en este ensayo, donde la geoeconomía y la estrategia de las guerras provocadas y controladas estratégicamente harán el resto. En un futuro próximo, las cenizas del imperio occidental serán recogidas por sus oponentes y veremos resurgir al unísono la civilización islámica, la ortodoxa, la hindú y, por supuesto la oriental, representada indefectiblemente por China.